Redes de varamiento: imprescindibles para ayudar a la fauna marina

Hace unos días nos enteramos del varamiento masivo de 134 calderones en Cabo Verde. El triste suceso saltó a los informativos por ser especialmente dramático, pero el varamiento de animales no es un hecho raro y también ocurre en nuestras costas, por ejemplo en mayo murieron 15 delfines encallados en la playa de Oyambre, Cantabria.

En estas noticias siempre hay una referencia a la “red de varamientos” que se ha hecho cargo de estos animales.

Generalmente no sabemos qué hacer cuando encontramos a un animal marino en una playa o nadando dificultosamente cerca de la orilla. Peor aún, ya ha pasado varias veces que una masa de bañistas ignorantes del sufrimiento que provocan han acabado con la vida de un delfín al que han sacado del agua para ¡hacerse un selfie con el pobre animal!

En este post quiero abordar estos temas. Qué hacer y qué no hacer cuando encontremos a un animal marino en dificultades y qué es un red de varamientos y qué objetivos tienen.

Os presento a Juan

Juan es un macho joven de tortuga boba (Caretta caretta) que encontró un windsurfista en una playa de Almería, el día de San Juan de 2015.  El animal presentaba lesiones muy visibles en la cabeza debido a golpes y una aleta enredada en restos de basura. 

Afortunadamente el windsurfista supo cómo reaccionar, llamó al 112, donde se encargaron de dar el aviso a Equinac, una pequeña red de varamientos en Almería y finalmente Juan llegó a unas veterinarias acondicionadas para fauna marina, donde lograron salvarle la vida pero tuvieron que amputarle la aleta herida. En esta ocasión se optó por mantener a Juan en cautividad, pensando que no podría readaptarse a la vida en libertad. 

 Yo “conozco” a Juan, está en un aquarium de Almería que ha colaborado con Equinac en más de una vez. No es el gran final feliz que todos quisiéramos pero os aseguro que Juan tiene una buena vida nadando entre enormes meros. 

 Este es un caso típico de buena actuación. Vamos a ver un poco más a fondo qué es una red de varamientos.

Redes de Varamientos

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué la gente que atiende a delfines varados los cubre con mantas?

Ante el triste espectáculo de delfines, tortugas marinas y otros animales embarrancados en las playas, muriendo lenta y agónicamente por asfixia y desecación, gente empática con estos animales tuvo la buena idea de organizarse para intentar ayudarlos de alguna manera. Este fue el origen de las “redes” de varamiento, que tienen décadas de actuación y una larga experiencia acumulada.

El papel de una red de varamientos de fauna marina es formar e informar a la gente sobre este tipo de fauna, ayudar en el rescate de animales varados y en muchas ocasiones rehabilitarlos (lo que puede exigir su ingreso en instalaciones acondicionadas, como ocurrió con Juan, la tortuga), recopilar información biológica sobre los mismos para ayudar a diseñar planes de conservación de su especie, y, en el caso de muerte, averiguar la causa, si es posible.

Eso sí, son grupos locales. Esto es lógico, un grupo de varamientos en Asturias no puede ayudar a un delfín encallado en Vigo, o es absurdo llamar a uno de Málaga para acudir al rescate de una tortuga en una playa de Valencia.

Una red de varamiento tiene que cubrir demandas muy diferentes, desde voluntarios que vayan al terreno para socorrer a los animales, hasta veterinarios con conocimientos muy especializados sobre una amplia variedad de fauna marina en muy distintas circunstancias.

Para dar una idea de la gran variedad de especies marinas que puede llegar a atender una red de varamientos en costas españolas, diré que “tenemos” 29 especies de cetáceos, 5 de las 7 especies de tortugas marinas que hay en el mundo, calamares gigantes en la zona del Cantábrico (obviamente en este caso los animales aparecen muertos)…aunque lo cierto es que la mayor parte de casos que se atienden son de delfines de varias especies y de tortugas bobas (Caretta caretta).

Aparte de “varamientos” (animales encallados en la playa) también pueden ayudar a tortugas o delfines que se vean claramente en apuros cerca de la orilla o avistados por alguna embarcación, aves marinas en caso de vertidos de petróleo, etc.

Pero la mayor parte de las veces, el “descubrimiento” de un animal en apuros, la primera persona que se lo encuentre, no va a formar parte de ninguna red de varamientos. Entonces, ¿qué hacer?

¿Qué podemos hacer cuando observamos a un animal marino varado en una playa? 

Lo primero de todo es ver si es un animal suelto o un grupo; intentando identificar en lo posible su especie, y si está(n) vivo(s) o muerto(s), antes de considerar acercarnos al hallazgo. Para saber si un animal está vivo, cuando hay dudas, se pueden buscar signos como si intenta moverse, respira, o mueve los ojos.

Informar inmediatamente al 112, ellos serán los encargados de dar la noticia al grupo de rescate de fauna marina local. Les interesará conocer vuestra ubicación de la forma más precisa posible, el estado de la mar y el tiempo. Si se trata de animales vivos, también querrán conocer si presentan heridas y si hay algo que obstruya su respiración –en caso de delfines, si tienen arena o algo que tapone su espiráculo; el agujero que tienen encima del lomo, por donde respiran–.

 En general, una vez que los voluntarios de la red de varamiento tienen conocimiento de la noticia, dan instrucciones a la gente que ha encontrado el animal sobre cómo actuar.

Además de esto, es necesario saber mantener la calma y procurar que la gente no se acerque de forma agitada al animal, especialmente si está vivo. Son animales salvajes en un estado terriblemente vulnerable que pueden sufrir mucho estrés con el vaivén de gente a su alrededor e incluso representar peligro por algún movimiento inesperado cuando son animales grandes. Pero también debemos recordar que la gente puede volverse loca por querer hacerse un selfie con ese animal:

En 2016, en Argentina, esta pobre cría de delfín murió de sobrecalentamiento debido a que un inconsciente la sacó del agua para fotografiarse con ella. Inmediatamente se le unieron otros bañistas que querían tocar al delfín. Sucesos similares han ocurrido en otras partes del mundo.

Si ves un delfín varado

Los delfines son terriblemente sensibles a la desecación, su piel está adaptada a estar constantemente humedecida por el mar. Además respiran aire por el espiráculo que es el agujero que tienen en la parte superior de la cabeza, eso son sus fosas nasales. Sus aletas delanteras están orientadas hacia abajo, de forma que al estar encallados es posible que estas aletas estén presionando contra su caja torácica entorpeciendo su respiración.

Si quieres ayudar, eres una persona adulta y con dominio de tus emociones –de verdad, la primera vez, se pasa miedo o como mínimo, vistos de cerca, impresionan– se aconseja acercarse a ellos con cuidado y tranquilidad.

Para dar una idea que todos entendemos, es tal como te acercarías a un perro que no conoces, cuando quieres transmitir confianza y evitar hacer sufrir más al animal.

No le agites, podría intentar dar un coletazo, y hacerse daño a sí mismo o a ti. No hace falta decir que no debemos mover al animal si no sabemos cómo hacerlo y mucho menos intentar darle agua o comida.

El protocolo de actuación en el sitio de varamiento con los delfines -vivos, claro- se basa en:

Acciones para facilitar la respiración y el bienestar del animal

 – Liberar sus espiráculos si tiene algo que los obstruya, de forma que puedan respirar.

 – Los animales que están de lado acaban asfixiados por su propio peso. Si es necesario, y posible, recolocar al animal de forma que su pecho quede sobre la arena. Limpiarles los ojos si están manchados con arena que los irrite, echando cuidadosamente agua de mar en los mismos.

– Si es necesario hacer pequeños hoyos en la arena para sus aletas pectorales, para evitar que se las dañe y que presionen la caja torácica.

Acciones para evitar la desecación y el sobrecalentamiento del animal

Pongo esta imagen de las quemaduras de un delfín que estuvo varado y expuesto al sol durante 24 horas para mostrar hasta qué punto su piel es sensible a la desecación.

El segundo mayor problema es la deshidratación. Como he comentado son tremendamente sensibles al sol. Para ayudarles, hay que echarles agua sobre la piel, pero con delicadeza, pensando que estamos actuando con un animal que está sufriendo.

Para ello, nos podemos valer de un cubo y echar lentamente agua sobre el delfín, ¡ten mucho cuidando de que este agua no caiga en el espiráculo, que es por donde respiran!

Al echarles agua hay que estar pendientes de que esta no entre en el espiráculo.

Tambien es útil a veces cubrirlos con una manta fina que preservará su delicada piel de las quemaduras solares. Debemos mantener esa manta húmeda, obviamente, para que también sirva para hidratar al animal. Si no tenemos mantas, camisetas o pareos o toallas de playa.

Foto de Independent.co.uk

 Otra acción que puede ayudar, si disponemos de ellos, es ponerles una sombrilla para apartar el sol directo sobre su piel. Debemos abstenernos de echarles crema o lociones sobre su cuerpo, por supuesto.

 Y esperar que lleguen los voluntarios de la red de varamientos, que sabrán hacerse cargo de la situación. En general, como he dicho, hay que evitar mover el animal si no sabemos cómo.

Animals Academy

Si ves una tortuga marina varada

tortuga varada

En realidad las recomendaciones son similares a las que se dan para los delfines varados:

Precaución, observación de las heridas, liberación de las fosas nasales e hidratación del animal, también son susceptibles a la desecación por el sol.

¿Pero qué ocurre si avistas a un delfín o tortuga nadando cerca de la orilla?

Obviamente estoy hablando de forma general; lo primero que hay que ver es si el animal presenta signos de necesitar ayuda, y si nosotros vamos a poder dársela sin que suponga un peligro para nosotros. 

Lo siguiente es, como siempre llamar al 112. Mientras llegan se pueden seguir los consejos dados por Equinac:

​ “Si el mar está tranquilo y se hace pié, acercarnos a él con tranquilidad, sin chillar, estos animales mueren rápidamente si son víctimas de estrés (por ello mantendremos alejada a la gente), muy despacio lo sujetaremos con las dos manos, por la zona ventral de su cuerpo (panza) y por debajo de la cabeza, dejando las aletas pectorales libres y el espiráculo (orificio nasal en la parte alta de la cabeza) por encima del agua” ​1​

Una vez lleguen los voluntarios de las redes de varamiento, son ellos los que tienen que organizar la actuación.

Si os ha interesado el mundo de las redes de varamientos, podéis apuntaros a los cursillos de atención en varamientos que organizan. Para ello tenéis que poneros en contacto con la red más próxima a vuestra localidad. Aquí tienes una lista de las redes que operan en España y sus teléfonos de contacto

¡Gracias por tu atención!

Irene Molina

animals academy logo mini logotipo

Más sobre animales salvajes

  1. 1.
    PASOS A SEGUIR SI VES UN CETÁCEO O TORTUGA VARADOS. PASOS A SEGUIR SI VES UN CETÁCEO O TORTUGA VARADOS – EQUINAC. https://asociacionequinac.org/pasos-a-seguir.

4 comentarios en “Redes de varamiento: imprescindibles para ayudar a la fauna marina”

  1. Hola a todos, para aquellos que alguna vez os encontreis un animal en esta situación, puede ser estresante para vosotros. Con esta pequeña guía intento acercar algo del trabajo de las redes de varamiento, pero también transmitir una idea de cómo reaccionar y los problemas que os podeis encontrar. Recordad que es importante la llamada al 112 porque ellos son los que os pondrán en contacto con la red de varamientos más cercana.

    Mi primera experiencia con esto fue cuando en una playa cerca de un centro de buceo de pronto vino una pequeña barca de pescadores con una tortuga boba muy joven que tenía una aleta herida (no es Juan :)). En Almería. Bueno…no sabíamos ni qué hacer, hasta que buscando por el móvil dimos con la red de varamientos.

    Muchas gracias Nick por difundir esto!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.