Un perro siempre se alegrará de verte3 min. de lectura

Comparte en tus redes sociales

Hoy estaba reflexionando sobre qué es lo que hace que nos gusten tanto los perros. Realmente este no es un artículo muy complejo ni extenso, si no más bien una reflexión. 

Esto es debido, entre otras cosas, porque voy corto de tiempo escribiendo un libro sobre perros, que sin duda os gustará mucho. Daré detalles más adelante, pero hoy no.

El perro, ese gran saludador

Una de las mayores razones por las que podríamos decir que los perros nos gustan tanto, es que a diferencia de los gatos son fantásticos saludando. Son excelentes recuperando el contacto social con sus seres queridos. 

Un ejemplo de esto es la forma exageradamente fiestera con la que te reciben cuando llegas del trabajo, o incluso cuando te levantas por la mañana. Cada persona que ven es una gran alegría para ellos. 

Eso tiene un efecto en nosotros

Esta reacción, que mezcla inocencia y cariño, hace que el corazón se nos derrita. Y no es para menos, pues nuestro instinto nos dice que esa es buena señal y que el perro nos quiere. 

Es, sin duda alguna, lo que más de un científico llamaría condicionamiento, y es que con esa reacción que tienen, hacen que el encuentro con él sea muy agradable y queramos estar más tiempo con ellos. De hecho, es rara la ocasión en la que las personas no reaccionamos delante de esta gran alegría correspondiéndoles. 

Ya sea por nuestra capacidad para empatizar o por la capacidad de los perros de entrenarnos, consiguen que se forme una especie de bucle de cariño del que es difícil salir cuando llevas tiempo sin ver a tu querido amigo. 

como saludan los perros
¿Quién se puede resistir a una carita así?

¿Y si nosotros hiciéramos lo mismo?

Me encanta pensar qué pasaría si nosotros hiciéramos lo mismo. Probablemente los reencuentros serían muy graciosos. La gente empezaría a bailar nada más verse por la calle, y se pondrían a jugar enseguida. 

Eso me recuerda a que ya lo hacemos. Cuando somos pequeños, hasta que perdemos la inocencia y empezamos a tener vergüenza de todo. ¿O acaso no recuerdas cuando dos niños amigos se reencuentran y hacen el tonto? 

Todo esto me lleva a pensar que los perros podrían ser una versión infantil y peluda de lo que a nosotros nos gusta ser, en el fondo. 

Son una fuente de alegría y de amistad, que nunca se agota. Sin duda, son un verdadero regalo del cielo. Unos ángeles de cuatro patas.

¡Y pensar que solo estoy hablando del saludo!

Un perro siempre se alegrará de verte, eso tenlo por seguro. ¡Quiérelo y protégelo!

Y ahora, os dejo algunos vídeos lacrimógenos

Animals Academy

¡Si te ha gustado este u otros artículos no olvides compartirlos en tus redes sociales!

Te animo a dejar un comentario para cualquier duda que tengas, o si quieres compartir tu historia. Me encantará leerte y responderte, en poco tiempo (recuerda suscribirte a los comentarios para recibir una notificación de respuesta).

¡Activa las notificaciones para estar al tanto de nuevos artículos! Clicando en la campanita verde que hay abajo a la izquierda. También puedes seguir los recientemente creados canales de Telegram sobre perros o gatos, según tus intereses.

Y si te gustan los perros o los gatos y los libros, estás de enhorabuena porque dentro de poco empezaré a publicar mis propios libros. Consigue el tuyo GRATIS clicando aquí. Te avisaré cuando salga y recibirás una copia digital, sin coste (por un tiempo limitado).

¡Gracias por tu atención!

Nicolás Gutiérrez

Etólogo investigador y psicólogo, especializado en el perro y dedicado a la divulgación


Comparte en tus redes sociales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.