¿Cómo reconciliarme con mi perro?

Ya hace algún tiempo que en este blog se me ha preguntado varias veces, en comentarios y en emails, “¿cómo reconciliarme con mi perro?”.

Esta es una preocupación habitual cuando nos hemos pasado castigándolo, así que hoy he decidido redactar un artículo para resolver todas esas consultas.

Ojo, esto solo se aplica a personas que ya llevan un tiempo conviviendo con un perro, si aún no os conocéis tú y tu perro, la solución puede ser muy distinta. 

¿Los perros se reconcilian?

Cuando lees artículos como el de la educación en positivo es normal que afloren algunos sentimientos de culpabilidad por experiencias conflictivas pasadas o recientes relacionadas con los castigos.

Aunque la realidad es que no hay necesidad de darle tantas vueltas: Habéis tenido un conflicto, algo normal en todos los grupos sociales. La gracia, después de conflicto, está en mantener el grupo unido haciendo las paces. 

¡Y tengo buenas noticias para ti! Lo mejor de todo es que según los investigadores, los perros se reconcilian de forma instintiva ​1​ , sobretodo con personas que ya conocen ​2​. Lo cual quiere decir que el enfado tiene su función y no debe ser visto como algo negativo. 

Dicho esto, te enseñaré cómo debes actuar después de un conflicto para que todo evolucione con normalidad y te vuelvas a ganar la confianza de tu perro

Confianza del perro

¿Cómo reconciliarme con mi perro? Estos son los 5 pasos a seguir

Cada caso puede ser diferente, pero si partimos de una relación entre dueño y perro que originalmente se llevaban muy bien, estos serían los pasos ideales a seguir para reconciliarse y recuperar esa relación tan bonita. 

Paso nº1: Dale espacio

Cuando hay un conflicto entre vosotros, lo más natural es que haya una separación que dure unos minutos o incluso unas horas. Respeta el espacio de tu perro y por mucho que te arrepientas de lo que le has hecho no le vayas detrás en un primer momento. 

Si ves que tu perro te va detrás, es porque él ya está intentando reconciliarse contigo. En cuyo caso te será mucho más fácil y podrás saltar al paso 3. De lo contrario, seguimos.

No todos, pero algunos perros se vuelven miedosos con sus dueños tras ser castigados (porque no hayas seguido mis consejos sobre educación), y es por eso que debemos intentar que pierda ese miedo con el tiempo (además de no darles razones para temernos).

Deja que la situación se vuelva menos tensa con algo de tiempo de tranquilidad para que tu perro se recupere emocionalmente. Luego ya entraremos en acción. 

Siempre y cuando el perro no intente activamente reconciliarse contigo, evita dirigirle la palabra, mirarlo fijamente y no tocarlo justo después del conflicto. Deja que pasen unos minutos. 

Verás como el cuerpo del perro se irá relajando poco a poco y el propio perro te dirá cuándo se ha calmado. Si dejas de ir detrás de él, este dejará de mirarte de reojo para vigilarte y huir de ti. Dejará de sentirse amenazado

Paso nº2: Acércate calmadamente

Después de unos minutos, cuando el perro ya se muestre menos nervioso, acércate a tu perro de forma relajada, lenta y disimulada. No lo hagas en línea recta o parecerás un depredador. Esto es algo que hacen los perros entre ellos, llamado señales de apaciguamiento,​3​ y es como funciona su lenguaje corporal.

Siempre deja que el perro vea en todo momento lo que estás haciendo, con naturalidad, ¡no aparezcas detrás de él sin que se dé cuenta o tus buenas intenciones se convertirán en un susto!

Háblale a tu perro de forma suave y cariñosa mientras te acercas, pero sin fijar tu vista en él para que no le intimides. Que el perro vea que estás siendo amistoso y no quieres hacerle ningún daño. Si el perro no huye de ti de una forma clara ni te amenaza (mirarte de reojo fijamente puede ser una mala señal), puedes proceder con el siguiente paso. 

Paso nº3: Agáchate de lado y despacio

Cuando ya estés cerca de tu perro mirándolo y diciéndole cositas, si este sigue tumbado mirándote y lamiéndose el hocico asegúrate de acercarte por su lado, para que él tenga la opción de escapar si lo desea y no se sienta presionado. 

Arrodíllate tranquilamente junto a tu perro, pero sin inclinarte hacia él, mirando hacia la misma dirección que él mira. Esto hará que entienda que no pretendes nada malo.

De momento no lo toques, ya que estás dentro de su espacio vital. No hagas movimientos bruscos, sobretodo si tu perro se pone tenso. 

Es posible que tu perro esté incómodo en ese momento, pero si esa situación es demasiado para él te lo hará saber gruñendo o escapando. No te alarmes, puede ser normal en los perros más miedosos. Si hace eso, espera un tiempo para volver a intentarlo o prueba los trucos de los que te hablaré más abajo.

Paso nº4: Espera 

Ahora viene mi parte favorita, y es que llega el momento en el que solamente nos toca esperar. El momento de la reconciliación es mágico, y tenemos la suerte de que los perros suelen desearla tanto como nosotros. 

Prueba de ello está en que cuando nos agachemos y sigamos diciéndoles cositas, si teníamos una buena relación con él y el perro ya está recuperado de la riña, veremos que el perro empezará a interesarse por nosotros. Esto lo demostrará olfateándonos. 

Para ayudarle a dar el paso, podemos acercar casualmente nuestra mano a su hocico y dejar que nos olisquee. Será muy buena señal que nos chupe. 

Un buen truco para conseguirlo será que nuestra mano huela a comida que a nuestro perro le guste, aunque opino que el auténtico amor no se compra. 

Si, por el contrario, vemos que nuestro perro no nos quiere olisquear o que gira la cabeza, puede ser que simplemente no esté interesado en ese momento. No forcemos la situación. Ya hemos conseguido mucho así que retirémonos por ahora. Podemos volver a empezar o probar con los trucos de más abajo.

Paso nº5: ¡Celébralo!

Si tu perro ha decidido hacer las paces contigo y el problema ya está olvidado. Lo único que te queda es volverte a ganar la confianza de tu perrito. 

Cuando veas que tu perro ya te acepta, acaríciale por debajo de la barbilla (no conozco ningún perro que se niegue a caricias en este lugar). Le estarás demostrando que no se ha equivocado al darte otra oportunidad.

¡Empieza a actuar con normalidad y verás como el perro cambia y se vuelve más afectuoso!

¡Felicidades! ¡Ahora ya puedes jugar con él y ser grandes amigos!

perro feliz con niño

Si no te ha funcionado lo anterior… Aquí tienes unos cuantos trucos más para recuperar la confianza de tu perro 

Hay perros con varios tipos de personalidades. Y algunos no son de reconciliarse de una forma tan visible, sino que lo hacen a lo largo del tiempo. De todas formas, ahí van algunos consejos que he podido darle a mis lectores en el pasado. 

Esta pequeña lista que viene a continuación la iremos rellenando con vuestras sugerencias y peticiones. Ahí van algunas ideas que te pueden funcionar muy bien. La idea es que le des a tu perro justo lo que más le gusta, para que vuelva a cogerte cariño y confianza. 

  • Pasad tiempo juntos: A veces lo más simple es lo que mejor funciona. Intenta pasar más tiempo cerca o alrededor de tu perro, y verás como te vuelve a tener mucha confianza. Aparte, el hecho de tenerte tantas horas cerca hará que el perro te pierda el miedo, si lo tuviera. 
  • Sácalo de paseo: Si no lo hacías, empieza a llevar a tu perro de paseo tú mismo. Puede que otra persona sea la encargada de los paseos del perro, pero te aconsejo que te asegures de hacerlos tú mismo durante un tiempo y verás como vuestro vínculo sale muy fortalecido. 
  • Aliméntalo: Asegúrate de ser aquel que alimenta a tu perro más a menudo. De vez en cuando y sin venir a cuento también puedes darle algún premio, aunque no abuses si no quieres que se obsesione con las golosinas. También podrías entrenarlo para que te pierda el miedo con estos premios, pero esto es algo que no considero del todo ético. 
  • Adiéstralo: Si lo haces de forma positiva vuestro vínculo como dueño (hoy en día también se pueden decir “guías”) y perros será mucho más fuerte. Además, tu perro empezará a ver que puede comprender algunas de las cosas que le pides y te verá como alguien especial. Si el perro ya conocía algún truco mucho mejor, si no siempre puedes enseñarle el truco para sentarse.

Ahora que ya sabes cómo reconciliarte con tu perro estoy seguro de que no volverás a tener problemas cuando surja cualquier problema en vuestra relación ¡seréis inseparables!

Animals Academy

¡Si te ha gustado este u otros artículos no olvides compartirlos en tus redes sociales!

Te animo a dejar un comentario para cualquier duda que tengas, o si simplemente quieres compartir algo con el resto. A mí y a otros nos encantará responderte, en poco tiempo (recuerda suscribirte a los comentarios para recibir una notificación de respuesta).

¡Activa las notificaciones para estar al tanto de nuevos artículos! Clicando en la campanita verde que hay abajo a la izquierda.

Actualmente, me dedico exclusivamente a escribir y a ayudar a personas como tú. Puedes hacerme una donación aquí para que todo esto siga.

¡Gracias por tu atención!

Nick Gutiérrez

Etólogo investigador y psicólogo, especializado en el perro y dedicado a la divulgación

Referencias

  1. 1.
    Cools AKA, Van Hout AJ-M, Nelissen MHJ. Canine Reconciliation and Third-Party-Initiated Postconflict Affiliation: Do Peacemaking Social Mechanisms in Dogs Rival Those of Higher Primates? Ethology. January 2008:53-63. doi:10.1111/j.1439-0310.2007.01443.x
  2. 2.
    Kuhne F. Behavioural responses of dogs to dog-human social conflict situations. Applied Animal Behaviour Science. September 2016:38-43. doi:10.1016/j.applanim.2016.05.005
  3. 3.
    Firnkes A, Bartels A, Bidoli E, Erhard M. Appeasement signals used by dogs during dog–human communication. Journal of Veterinary Behavior. May 2017:35-44. doi:10.1016/j.jveb.2016.12.012

Más sobre perros

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.