Como hacer que un perro no ladre6 min. de lectura

Comparte en tus redes sociales

¿A tu mascota le encanta ladrar todo el dia? Esto es para ti

Hay dos formas de acabar con el canto angelical de nuestro pequeño demonio, siempre con cariño y paciencia:

1.- Aplicando la técnica Todo o nada: Una técnica muy sencilla explicada anteriormente

2.- “Callate” o “shush”: Un ejemplo de técnica algo más compleja — y más práctica — donde se usan órdenes. Hoy hablaremos de esta técnica de Ian Dunbar, uno de los referentes en el mundo de la educación canina.

Animals Academy

Precaución

No siempre será aconsejable aplicar estas técnicas. Hay perros que a través del ladrido excesivo comunican otro tipo de cosas: están aburridos, estresados, ansiosos, sufren dolor…

No podemos pedirle a nuestro perro que reprima un ladrido cuando lo que está comunicando son problemas internos. El ladrido sólo se debe reprimir si es un mal hábito adquirido.

Aunque ya hablaré sobre otros tipos de ladrido más adelante, te doy un par de indicaciones para que descartes antes de empezar:

  • No ladra a nada en concreto (cercano ni lejano)
  • Ladra sólo o sobretodo cuando está a solas
  • Empieza a ladrar como un loco cuando vas a irte de casa
  • Ladra de forma lenta

Si tu perro ladra de alguna de estas formas no lo hagas callar porque sí. Probablemente ladre por otro tipo de necesidades, como comida, atención, incomodidad, higiene, aburrimiento… o algo más complicado.

De nada te servirá enseñarle a tu perro a no ladrar si luego tendrá una necesidad reprimida. Acabará estallando por algún lado, como agrediendo a otros perros.

Si sospechas que tu perro ladra por algo ajeno a los malos hábitos, plantéate visitar a un profesional bien formado en el campo cognitivo-emocional. Él te ayudará a detectar problemas internos. Lograrás que el perro tenga cubiertas sus necesidades y deje de ladrar tanto, y todo será sólo una señal de su felicidad.

Dicho esto — si en definitiva tu perro sólo ladra por un mal hábito — continuamos.

Animals Academy

Hacer que tu perro deje de ladrar

Aunque es recomendable ayudarte de un profesional para técnicas como esta, pienso que con un poco de práctica puedes lograr adiestrar a tu propio perro.

Esta técnica consta de dos pasos. El primero es contraintuitivo y por eso me parece tan interesante.

Has de enseñarle a tu perro a ladrar a la orden, lo cual facilitará que calle a la orden. En sus clases, Dunbar siempre dice que hay que poder controlar cuando ocurre el problema para conseguir que deje de ocurrir.

Técnica para hacer ladrar

  • 1.- Orden: Dices “ladra”, “habla” o la palabra que quieras que asocie.
  • 2.- El perro debe ladrar: Las primeras veces el perro no ladrará. Justo después de darle la orden observa qué hace. Si no ladra, provócalo. Da igual como lo hagas mientras sea rápido: que alguien pique el timbre, ladrar tú, usar otro perro que ladre a la orden, o un video
  • 3.- Premio! Felicítalo por haber ladrado, dale premios, juega con él, LADRA con él. Que vea que lo ha hecho genial y que así se anime.
  • 4.- Repetir. Para conseguir que el perro entienda bien una orden debes repetirla muchas veces — al menos 10 — , hasta que el perro ladre varias veces sin necesidad de provocarlo. Esto pasa porque se anticipará.

Esto es muy útil también para perros a los que les gusta ladrar. Cuando a un animal le estás prohibiendo algo que le gusta, es probable que este acabe haciéndolo de todas formas. Por lo que no te queda elección, debes dejarle ladrar, pero puedes escoger cuando.

Una buena prevención es escoger en qué momento te conviene a ti hacerlo ladrar como si fuera un juego. Dejándole desfogarse: en horas diurnas, durante un paseo y en medio del campo.

Animals Academy

Técnica para dejar de ladrar

Ahora que ladra a la orden, le podrás enseñar a dejar de hacerlo.

Al hacer callar, Dunbar le llama “shush”, que se podría traducir como “calla”, aunque la palabra no importa. Importa conseguirlo.

Para enseñarle a callar, él recomienda estos pasos.

  • 1.- Ladrar: Dices la palabra que usaste para enseñarle a ladrar, o provocas el ladrido si no le sale (p.ej.: que alguien llame al timbre)
  • 2.- El perro ladra
  • 3.- Provocas que el perro deje de ladrar. Esto se consigue poniendo un trozo de comida debajo del hocico (sin dárselo). Es imposible ladrar y oler a la vez, así que no podrá seguir ladrando. Si no lo hace cambia el tipo de comida a una mucho más llamativa.
  • 4.- Susúrrale “calla”. Al mismo tiempo que le acercas la comida dices “calla” bien cerca de la oreja — o lo que quieras — por cada segundo que está olisqueando la comida. Al llegar a 3 segundos dale la comida.
  • 5.- Premio! Dale la comida, felicítalo, ponte contento.
  • 6.- Repite y aumenta dificultad. Repite lo que has hecho hasta el paso 5, pero sumando cada vez un segundo más al “calla”, haciendo que la segunda vez el perro tenga que aguantar 4 segundos, la tercera vez 5, etc… Al llegar a 10 segundos, podrás dar tu orden por más que entendida.

¿Porqué se susurra para enseñar?

Algunos perros seguirán intentando ladrar mientras olisquean — porque están bien enseñados — . Cuando un perro oye susurros intenta estar atento y deja de ladrar para no estorbarse. Si le dijeramos “calla” gritando, lo estaríamos animando a ladrar más fuerte.

Sigue refrescando la técnica

Después del aprendizaje, aplica esta orden de forma aleatoria para divertir a tu perro. Puedes incluso jugar con el “ladra” y el “calla”, de una forma que tu perro acaba de entenderlo a la perfección en cualquier situación: dentro o fuera de casa.

Animals Academy

¡Si te ha gustado este u otros artículos no olvides compartirlos en tus redes sociales!

Te animo a dejar un comentario para cualquier duda que tengas, o si quieres compartir tu historia. Me encantará leerte y responderte, en poco tiempo (recuerda suscribirte a los comentarios para recibir una notificación de respuesta).

¡Activa las notificaciones para estar al tanto de nuevos artículos! Clicando en la campanita verde que hay abajo a la izquierda. También puedes seguir los recientemente creados canales de Telegram sobre perros o gatos, según tus intereses.

Y si te gustan los perros o los gatos y los libros, estás de enhorabuena porque dentro de poco empezaré a publicar mis propios libros. Consigue el tuyo GRATIS clicando aquí. Te avisaré cuando salga y recibirás una copia digital, sin coste (por un tiempo limitado).

¡Gracias por tu atención!

Nicolás Gutiérrez

Etólogo investigador y psicólogo, especializado en el perro y dedicado a la divulgación




Comparte en tus redes sociales

  1. Jamás hubiera imaginado que antes de enseñar a dejar de ladrar a un perro había que enseñarle lo contrario… es tan antilogico!
    Gracias por tu aporte

    Responder
    • Gracias a ti, majo!
      A veces lo más “antilógico”, como dices tu, es la mejor forma de solucionar un problema. Por eso hay tanta gente con problemas. Todo el mundo intenta cambiar a su perro de la misma forma, y sigue haciéndolo una y otra vez a pesar de que no le funciona.

      La estupidez es infinita en el ser humano

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.